Apodos cariñosos para un hombre

Los apodos (también conocidos como motes o sobrenombres) son parte de ese lenguaje que se crea entre personas que pasan mucho tiempo juntas y se agradan. Ya sea en el trabajo, en el ámbito académico o en la pareja, tarde o temprano surgirán palabras propias con significado especial. En el caso de las parejas, los más comunes son los apodos, que surgen de forma natural y no suelen usarse en todos los ámbitos.

Estos apodos son de índole muy personal. No llamas a tu colega de trabajo de la misma forma en que llamarías a tu hermano menor, por ejemplo. Pocas personas tienen el permiso de usarlos, más allá de aquéllas a las que se lo has permitido. Su significado varía de persona a persona, debido a las experiencias y vivencias de cada pareja. Es por eso que los mejores apodos son, siempre, personalizados, ya que indican que conoces a tu pareja y lo que le gusta.

Mientras tanto, puedes intentar utilizar algunos de los siguientes:

  • Clásicos: esos que casi siempre son un acierto. Amor, cariño, bonito, chico listo, corazón, mi príncipe, querido, gordi, compañero del alma, peque, mi mundo, tesoro, dulce, regalito, mi papi, lindo, sexy, amante, amado mío, mi vida, tigre, chiqui, etc.

  • Relacionados con su aspecto físico: para destacar aspectos positivos de su cuerpo. Rubiecito, mi pelirrojo, ojos de cielo, altísimo, mi oso, grandote, Supermán, mi caballero metalero (si tiene el cabello largo y le gusta esa clase de música), chiquito (si mide más de un metro ochenta), etc.

  • Relacionados con su forma de ser: igual al punto anterior, pero relacionados con su personalidad. Jefe, mi caballero, un actor o personaje que sea muy parecido a él, genio, etc.

  • Relacionados con sus aspiraciones: para darle más ánimos en ir a por eso que tanto desea obtener. Futuro (eso que desea ser), una palabra relacionada con rangos de eso que desea, etc.

  • Relacionados con sus gustos: para darle la misma sensación que cuando hace eso que le agrada. Si ambos tienen gustos en común será mucho más fácil. Algunos ejemplos son el nombre del protagonista de una serie o película que le encante, un miembro de un grupo que aparezca en esa serie o película, un tesoro o título de esos ámbitos que desee, etc.

  •  Sofisticado: nivel avanzado, sólo adecuado si sabes de lo que hablas. Ideal para cuando le gusta mucho una cultura, idioma o ámbito. Es válido también si hablamos de universos de ficción. Puede que necesites pedirle ayuda, preguntándole qué significa tal o cual palabra, hasta encontrar esa que mejor le quede. Aquí destacan los apodos en otros idiomas, sean lenguas vivas o muertas, reales o imaginarias (élfico, klingon, latín, etc.). Y requerirá que tu sepas lo que le estás diciendo.

Cada persona es diferente, por lo que a tu novio le gustarán más algunos que otros de los listados. Si uno le molesta, entonces no lo uses de nuevo e intenta con otro. Ya sea que le traiga malos recuerdos o que no se sienta del todo seguro respecto a lo que intentas decirle, si no se siente cómodo, el usarlo traerá malos resultados. De nuevo, los mejores apodos son los personalizados.

Cuando elijas un apodo para tu novio, recuerda esto:

El objetivo es demostrar afecto.Uno de los elementos indispensables en una relación de pareja es el cariño y el afecto. Puede que algunas lo demuestren con más énfasis que otras, pero siempre estará allí. Si al llamarlo con un apodo él se siente incómodo, se sentirá como un insulto, una agresión. Prueba con otros hasta que encuentres el que más se ajuste a él.

Destaca eso que más le gusta de él. No sólo le dices que eso que le gusta tanto de él también te atrae a ti, sino que puede que le desánimos a ir por eso que tanto desea, mejorándose y evolucionando. Ya sea algo físico, intelectual, psicológico o de cualquier otra índole, vale igual.

Úsalo en los ambientes adecuados. Lo mejor es usar estos apodos en ambientes privados o informales. Si bien en toda pareja surge, tarde o temprano, un léxico propio, para decirse cosas sin que personas externas lo entiendan del todo, hay un momento y un lugar para todo. No utilices apodos cariñosos en su lugar de trabajo, por ejemplo, o en ambientes donde desee mostrar seriedad y profesionalismo.

Cada varón es distinto. Por favor, no le llames con el mismo apodo que usaste con tu ex, si los has tenido. Sin importar si sus objetivos son similares, el llamarlo como tu ex podrá traer confusiones y malentendidos a la pareja. Hazlo personal y único.

Él también te dará apodos. Si es una relación más o menos continua, tarde o temprano te pondrá un apodo. Las reglas son las mismas para los dos: personal, agradable para ambos, y usado sólo en algunos ámbitos. Si no te gusta el que te ha puesto, díselo y explícale tus motivos. Si es una persona sensat­a que te aprecia, lo entenderá tarde o temprano, y lo cambiará.

Puedes encontrar más apodos en nuestro artículo apodos cariñosos para una mujer


Autor del Artículo
Imagen de laura
Laura Lauman