5 maneras de practicar un beso sin tener a nadie para ello

Nadie nace sabiendo.

En especial, si se trata de las relaciones entre personas, ya sean de la familia, del centro de estudios o trabajo, o de relaciones amorosas. No tienes por qué sentir vergüenza de no saber algo, o de no saber cómo hacerlo: lo que debería darte vergüenza es no intentar hacer nada para remediar tu ignorancia. Como el saber besar, por ejemplo. Así que veamos cómo rescatarte de esa ignorancia.

Tus amigas las frutas

Un clásico es la naranja: corta una a la mitad y practica con ella. Por más que suene raro, tiene una textura muy similar a los de los labios de una persona, a excepción de la lengua. Sostén la mitad apoyada en la palma, y acércala a tus labios. Si le sumas algo de movimiento, te dará una sensación más realista. También puedes intentar usar duraznos o mangos para obtener un resultado similar, aunque no es aconsejable intentarlo con cítricos demasiado ácidos, como el limón.

Tu mano amiga

Cierra tu mano (diestra torpe) en un puño flojo, dejando una abertura entre el pulgar y el índice. Debe ser lo bastante amplia para que entren dos de tus dedos con facilidad, pero no demasiado grande. De esta manera puedes practicar no sólo le beso, sino experimentar con tu lengua.

Tus amigas las amigas

Si tienes la gran suerte de tener una amiga con la que la confianza es algo de años, puedes pedirle ayuda, o que te enseñen. Si eres mujer, no habrá tanto problema, pero si eres hombre, esto no es aconsejable, a menos que sea una amiga lesbiana que tenga en claro que no le gustas.

Tu amigo el espejo

Practica frente a un espejo. No sólo cuando practiques con tu mano o con la naranja, sino para ver algo de lo que verá a otra persona. Recuerda inclinar tu cabeza un poco, para que las narices no choquen entre sí. Estás intentándolo, y eso es una mejora. Sonríete y ten en cuenta que mañana serás mejor que hoy.

Tu amigo el maniquí

Si quieres probar la opción de lujo, hay maniquíes utilizados en primeros auxilios, que pueden ser muy útiles para tus fines. Son esos que utilizan en las prácticas de medicina, cuando aún no han empezado con pacientes pero ya han pasado la fase teórica.

  • Ventajas: mucho más realista que las otras opciones sin tener que pedir ayuda a otra persona. Puede ser utilizado para otros fines, y es muy útil si deseas mejorar tus primeros auxilios.

  • Desventajas: es la opción más cara. Si no lo vende en tu país, y si hay problemas para recibir compras del extranjero en donde vives, sólo ganarás estrés y perderás dinero y tiempo.

Para tener en cuenta

Hay algunas cosas a considerar antes, durante y después de dar un beso a la persona que deseas besar.

  • Mantén tus labios saludables. Si están ásperos o despellejados, no serán agradables de besar, y el beso debe ser algo que desee repetirse.

  • Ten aliento fresco: por más que la otra persona desee besarte, si tu boca huele a tumba, apenas la abras perderá las ganas de seguir.

  • La barba y el bigote pinchan: toda persona, por ser mamífero, tiene el cuerpo cubierto de pelo. Dependiendo de tu sexo, será más abundante en determinados sitios, como en la cara de un varón. Si tienes barba o bigote, cuida que no pinche.

  • No lo pienses demasiado: con una o dos cosas que recuerdes es suficiente, a veces basta con que no recuerdes ninguna.

  • No fuerces la situación: los mejores besos son aquéllos que se dan por propia voluntad, no los robados o los que obtienen bajo otros métodos. Por más que parezca un juego, a la otra persona puede no gustarle, y se negará a besarse contigo.

  • Mejorarás con el tiempo y la práctica: si comparas cómo hacías algo hace diez años con cómo lo haces ahora, notarás la mejora que da el seguir intentándolo.

  • Practica en privado: sólo para dejarlo en claro, es por el bien propio y ajeno. De esa forma, podrás pulir tu técnica, y le evitarás a la gente el ver cómo besas apasionadamente tu mano o una naranja.

Autora del artículo