Cómo robar un beso en 10 sencillos pasos

En tiempos pasados, el obtener un beso de la persona que te gustaba podía ser algo más difícil que hoy en día. Si bien los tiempos han cambiado, el robar un beso sigue siendo una jugada arriesgada: puede que abra un camino que deseas recorrer, o puede que se cierre. Sea cual sea el resultado, generará movimiento en la situación presente entre tú y esa persona, aquélla a la que deseas robarle un beso. Se necesita de cierta delicadeza para lograr un robo exitoso, y aquí tienes 10 pasos para lograr un beso robado… o que deseaba ser robado.

1. Espera el momento oportuno. De ser posible, cuando no haya responsabilidades urgentes de por medio. Si es su primera cita, espera hasta el final, no apenas le veas. Si le conoces de antes, entonces tienes la ventaja de saber más sobre sus horarios y cuándo será más conveniente acercártele.

2. Encuentra el lugar apropiado. Si es una persona tímida, darle un beso en medio de una multitud será contraproducente. En este caso, sería mejor esperar a que estén los dos solos. El lugar de trabajo o estudio puede no ser buena idea, ya sea una persona tímida o sociable, debido a la presencia de sus pares y la presión que puede generar esa situación.

3. NO bebas antes. Si bien se habla mucho del “coraje líquido”, la verdad es que un beso robado con sabor a alcohol es muy poco agradable para la mayor parte de las personas. No sólo porque un beso robado es algo que quieres recordar, sino porque el hacer que tus inhibiciones bajen puede causar que hagas cosas que no habrías hecho de no haber bebido. ¿De verdad quieres que esa persona te vea así?

4. Haz contacto visual. Transítele tus intenciones sin palabras y mira directo a sus ojos. Que vea cómo le ves, sin llegar a la invasión.

5. Lee las señales. Si notas en esa persona cierta incomodidad, o si empieza a retroceder, el besarle por sorpresa puede no ser una buena idea. Si, en cambio, mantiene la distancia o se acerca, sigue adelante.

6. Usa un truco o dos. Pregúntale si besaría a alguien que llevase ropa rosa (si eres hombre), y luego muéstrale que llevas una prenda de ropa (exterior, nunca interior) rosa. Si eres mujer, puedes decirle que tiene algo en su ojo, acercarte lentamente, y besarle.

7. Acércate despacio. Casi como por casualidad, el espacio entre los dos irá disminuyendo. Los avances rápidos pueden asustarle, y en un beso robado los movimientos deben ser fluidos, no forzados.

8. Bésale rápido. Si es alguien que habla mucho, interrúmpele en mitad de una frase. Si es una persona callada, dile que tiene algo en el rostro, o pregúntale si puedes preguntarle algo, y haz que te mire antes de besarle.

9. O pídele que haga algo por ti, y luego dale las gracias. “Oh, no puedo alcanzar eso en el estante alto. ¿Podrías ayudarme?” Cuando te lo alcance, dile “muchas gracias” y bésale.

10. Sonríe y observa su reacción. Si aparenta ansiedad o sorpresa no temas: quizás es una persona que no está acostumbrada a las demostraciones de afecto. El halagarle o darle coraje puede ayudar a que te robe un beso a ti como respuesta. También podría sentirse avergonzado. Si te dice que te detengas, o si te empuja para alejarte, detente de inmediato y discúlpate.

Si quieres probar si la otra persona quiere besarte, puedes intentar el “compartir”. Pregúntale si quiere algo de la golosina que le guste, y coloca un extremo de la misma en tus labios. Si se acerca y toma el otro extremo, incluso si no toca tus labios, es una buena señal. Pero, incluso si no lo hace, sonríe como si fuese una broma y dale una golosina nueva, que hayas guardado por si acaso.

Recuerda que esto puede funcionar o no, y que no depende al completo de ti si sale bien o mal. El agobiarse por anticipado no te hará ningún bien. Quizás esa persona deseaba que le beses, o puede que ni siquiera te hubiese considerado como interesada en su persona. Tal vez no te prestaba atención porque no le atraen las personas de tu sexo, o por algún motivo que desconoces. Sea cual sea el resultado, intenta tener todo el tacto posible después de robar el beso. Buena suerte.


 


Autor del Artículo
Imagen de laura
Laura Lauman